lunes, 3 de abril de 2006

Diputados, están nominados para mejorar su perfomance

Publicado por DiarioInfo.com

Ya pasó un año calendario desde la reisntitucionalización del a Provincia y es hora de comenzar a separar la paja del trigo. Uno de los poderes que busca recuperar su imagen ante la sociedad es el Legislativo. Y si bien hay que destacar el trabajo y la voluntad puesta por algunos, es cierto que hay otro grupo de legisladores que directamente “brilla pero por su ausencia”- Tienen el micrófono de sus bancas virgen y tampoco e destacan por presentar proyectos que los salven del incendio.

Entonces, nos pareció que era momento de empezar a “nominarlos” para ver si se despiertan y comienzan a seguir el ritmo de algunos de sus colegas, caso contrario, deberán replantear sus futuros, porque evidentemente la vida parlamentario no es lo suyo.

En el oficialismo, entre el presidente de la Legislatura, Ángel Niccolai, el presidente del bloque, Manuel Humberto Juárez y el principal orador que tiene a su cargo la fundamentación de los proyectos, Martín Díaz Achàval se dividen las principales responsabilidades. A ellos lo sigue de cerca, más que por su participación en el recinto, por su capacidad para elaborar proyectos el diputado Castor López, especialista en temas económicos y presidente de la comisión de Obras y Servicios Públicos.

Quién saltó a la fama en un abrir y cerrar de ojos es el “diputado de los jubilados” como se conoce hoy a Abelardo Cisterna, de San Pedro de Guasayán, uno de los pocos diputados del interior destacado, no solamente por su participación en el tema del nuevo servicio prestacional del PAMI sino también por otro proyectos interesantes que fue presentando el año pasado, aunque no tuvieron tanta difusión.

El resto, bien gracias. O mejor dicho, aún se debe hacer una diferenciación entre quienes ocupan un segundo pelotón y quienes están al fondo de la tabla de calificaciones.

En el segundo grupo de diputados oficialistas colocamos a Mirta Pastoriza, y Juanita Machado, ambas encargadas de recorrer la zona rural de los departamentos Capital y Banda, respectivamente, en busca de necesidades que acercan al Gobierno Provincial, y que se plasman en proyectos, algunos de ellos más destacados que otros.

La que está buscando subir su perfil, aunque le faltan todavía moldear su presencia en el recinto, es la nueva vicepresidenta del bloque Susana Julián, que tiene que mejorar su oratoria y el nivel de los proyectos presentados. Hay algunos de los que siempre se espera que peguen el salto de calidad aunque todavía están en el cascarón como Guillermo Luna Herrera, Oscar Céspedes, Emilio Assefh y Juan Navarro, además de la diputada Alejandra Jiménez, y de Pedro Rojas, que aspira a ser candidato a intendente de La Banda pero con poca participación en el debate legislativo.

En tanto, hay un tercer grupo, que si no mejora su perfomance, seguramente será nominado para dejar la Legislatura, cuándo se termine su mandato. Entre ellos anotamos a Oscar Don, Ema Chávez, Blanca Porcel, Shirley Julián, Silvia Borlone, Nancy Coria, Carolina Wilhelem, Elba Rubì Cordero y Rizzo Patrón.

LOS OTROS BLOQUES

El resto de los bloques también tiene lo suyo. En el caso del 17 de Octubre, tiene buenos oradores y negociadores como Sandra Generoso y Pedro Simón, quienes se encargan personalmente de ser los voceros ante el oficialismo. Tienen buena relación con sus pares del Frente Cívico, y capacidad como para debatir proyectos de ley enviados desde el Ejecutivo. Son abogados, y esto ayuda en la tarea legislativa. Pueden dar más en la elaboración de proyectos propios.

Los capitalinos Ángel Llamazares, y Alva Pavón de Escontrela, los acompañan en las tareas de bloque, tienen presencia propia mediante la presentación de proyectos, algunos bastante interesantes, aunque no tienen tanta participación en el recinto de sesiones.

Los que si deben dejar el “anonimato” y buscar mejorar su perfomance son los del interior. Tanto Daniel Manzano como Mónica Gonzáles tienen presencia casi nula en el recinto de sesiones, siendo que son referentes territoriales locales. No les alcanza para aprobar con la presentación de algunos proyectos de comunicación solicitando obras. Tienen que buscar “perfil propio”, sino no podrán trascender en su cometido legislativo.

En el caso del Movimiento Viable, los roles están bien definidos. Tanto José Fares Ruiz como Ana Corradi llevan la voz cantante y sonante en el bloque. El primero, no tienen pe los en la lengua, y muchas veces chocó con los oficialistas porque le fueron rebotadas algunas de sus iniciativas desde el Poder Ejecutivo. Entonces, quién asume la posición dialoguista es Corradi. Trabajan bastante bien en la presentación de proyectos y se hicieron eco de múltiples problemáticas como la de los jubilados. Ellos tienen aprobado.

El diputado de extracción justicialista Juan Carlos Lencina busca su propio perfil. Tiene oratoria, aunque no se difundieron lo suficiente muchas iniciativas suyas que aún esperan tratamiento en comisión. Mientras que los dos miembros restantes trabajan en dúo. Ellos son, Juliana Enriquez y Mario Bianqueri. La primera con licencia por maternidad. Cuándo se la requirió tuvo presencia en el recinto. Muchas veces se ven opacados por su poca presencia en el recinto. Hay que mejorar esta parte.

El nuevo bloque Kirchner para la Victoria busca acomodarse. Tiene legisladores que demostraron capacidad durante el año pasado. Hay gente que está dispuesta a buscar su propio destino, y es bueno que tengan voz en el recinto como Susana Elías Gerez, Gladys Font, Enrique Avila, y Ramiro López Bustos. Deben tener continuidad, y no descuidar la presentación de proyectos. Los dos miembros restantes, Maria Delgado de Suárez y José Ramón Nazar, mantienen la boca cerrada y esto en un recinto que es la caja de resonancia de la Provincia no es bueno, más cuándo ejercen el rol de oposición. Deben sacarse la mordaza, sino pasarán inadvertidos durante sus mandatos.

El nuevo bloque justicialista que quedó solamente con cuatro miembros tiene dos pesos pesados en cuánto a la oratoria. Ellos son César Iturre y Antonio Calabrese. Son muchas veces “la voz de la oposición” en el recinto de sesiones. Tienen capacidad para elaborar proyectos. Están bien. No le temen al micrófono. Aprobado. Un caso raro es el de Gabriela Ortiz. Golpeada por el revés electoral de Marcelo Nazar, y la friccionada relación que mantiene con las autoridades partidarias actuales, parece sumida en los últimos tiempos en un momento de preservación personal. O tiene tanta exposición en el recinto como el año pasado. Tiene capacidad y puede mejorar. Debe recuperar su voz en el recinto. En cuánto a Graciela Aguilar de Alvarado, no tiene presencia en el recinto, auque presentó algunos proyectos referidos al área salud interesantes.

En el caso de los dos bloques minoritarios del justicialismo, Bases Populares, es comandado por Ada Iturrez de Cappellini, que mantiene la prudencia en el uso del micrófono. Por ahora, habla lo justo y necesario. Podría mejorar en la calidad de los proyectos presentados y no exponerse como en el proyecto que solicita feriados los lunes y martes de carnaval. Los dos miembros restantes, Luis González y Carlos Grigueli, están ocupando sus bancas sin hacer uso del micrófono y sin que se conozcan proyectos relevantes. Están desaprovechando la oportunidad que tienen de construir un perfil político propio. En boca cerrada no entran moscas, pero no se puede en política no tener voz.

Finalmente, Soberanía Popular tiene como presidente a Manuel Yorbandi, extitular del bloque justicialista. Tiene voz en el recinto, tiene experiencia, aunque puede mejorar en la presentación de proyectos y en la presencia en el trabajo de las comisiones. Hay momentos en que se “distrae” en el recinto, leyendo o conversando, y no aprovecha todo su potencial. Osvaldo Salomón habla poco aunque presentó algunos proyectos interesantes Puede mejorar, aunque zafa porque participa, y atiende, no se duerme en su banca. Silvia Castillo, no tiene voz, desperdicia su tiempo conversando, no se conocen proyectos relevantes

Este es un primer análisis realizado sobre el desempeño de los legisladores en este primer año de gestión. Buscamos ser justos, sin dobles intenciones. Y seguiremos “calificando” su comportamiento en el futuro incluso con una “tabla de calificaciones” mensual.
---.---

domingo, 2 de abril de 2006

Perro - Gato

Hoy es un domingo gris y húmedo, es la siesta y como casi todos estaba metido en cama como oso en cueva, en invierno; me levanto el constante ladrido del perro del vecino, me vestí y luego me asomé por la ventana de mi cuarto. Abajo en el jardín el perro daba vueltas alrededor de un gran árbol, ladraba en ocasiones y se sentaba atento con la mirada hacia arriba de a ratos.
Algo debe haber, me dije y tome mi cámara y baje. El perro se puso contento con mi llegada y daba más vueltas alrededor del árbol y se sentaba como indicándome donde tenía que mirar. Al principio no veía nada, así es que le tomé una foto al perro sentado junto al árbol, el flash de la cámara asustó al gato y gruño lo que delató su ubicación entonces apunté y disparé la cámara.La luz de sus ojos demuestran lo enojado que estaba.

sábado, 1 de abril de 2006

¿Hacen falta más médicos en Santiago?

Publicado por El Liberal

Opiniones de los presidentes del Colegio y del Consejo profesional

La mayoría de los médicos que trabajan en Santiago del Estero ejerce su actividad profesional en el conglomerado urbano Santiago-Banda, mientras que en el resto de la provincia existen lugares en los que se necesita con premura la atención de un profesional. Al parecer, se trata de un problema de mala distribución, pero ¿hacen falta más médicos en la provincia?
Las opiniones son disímiles. Mientras para el presidente del Colegio de Médicos, Dr. José Benjamín Coria, se necesita una mayor cantidad de médicos para atender las demandas de la población; para el presidente del Consejo Médico, Dr. David Jarma, el número de profesionales es suficiente aunque hace falta una mejor distribución en función de la complejidad que presenta el territorio provincial.
“Es importante que quede claro que la cantidad de médicos que hay es suficiente. En Santiago del Estero tenemos 2000 profesionales matriculados. Una cantidad suficiente conforme a la cantidad de habitantes que tiene la provincia. Lo que no está bien es la distribución de estos profesionales, porque un 75% de ellos están radicados en capital y Banda. Entonces tenemos en el interior zonas donde hacen falta médicos y la cobertura de distintas especialidades”, aseveró el doctor Jarma.
Según indicó, sólo el 40% de los 2000 matriculados tiene alguna especialidad certificada. Por esta razón, explicó, en el interior de la provincia “no sólo hacen falta médicos sino coberturas en distintas especialidades, sobre todo de las de mayor interés que son las básicas: cirugía, obstetricia, clínica, ginecología, pediatría, y medicina familiar. Nosotros tenemos un proyecto para mejorar la distribución de los profesionales y el asentamiento de los especialistas en los lugares donde realmente hacen falta”.
“Nuestra ley establece en cuanto a la certificación de la especialidad, la exigencia de cinco años en el ejercicio para poder rendir la especialidad, salvo que hay una cláusula transitoria que puede tener tres años en el ejercicio con residencia completa, en tanto y en cuanto complemente los dos años restantes en algún lugar en el interior con radicación allí. Esto no es importante sólo en cuanto a la cobertura, sino también para un profesional joven que necesita trabajar y que tiene trabajo médico asegurado y para nuestra gente que va a tener especialistas capacitados en el interior que va a poder resolver sus problemas”, sostuvo.
Por su parte, el doctor Coria consideró que la cantidad de médicos “no es suficiente” y explicó que la provincia “tiene una realidad socioeconómica distinta a cualquier tipo de coeficiente o porcentaje que se maneje a través de la Organización Mundial de la Salud o la Organización Panamericana de la Salud”, que establecen un promedio de un médico cada 600 habitantes.
“La realidad aquí es que necesitamos en mayor cantidad de profesionales de la salud, auxiliares y técnicos de todas las carreras sanitarias. Mientras más sean, uno puede dar un mayor servicio. En los hospitales, si habla con cualquiera de los directores, va a ver que es insuficiente el personal que tiene, no sólo de médicos, sino también de enfermería, hay servicios críticos como las terapias, la neonatología, y los profesionales tienen que cumplir turnos de 24 horas, cuando en países con sistemas de salud más avanzados, los médicos cumplen ocho horas. En el servicio si hay tres médicos le puedo asegurar que se necesitan seis o el triple”, opinó.
Añadió que la geografía de Santiago “es muy vasta y grande, y la población está dispersa; hay lugares que están a 400 kilómetros de la Capital. Hay algunas postas o servicios médicos o algún médico radiante, pero es insuficiente esto. Entonces no es una distribución de acuerdo con la geografía y a la situación socioeconómica de toda la provincia, los médicos de Capital y Banda deberían trabajar en el interior, Debería haber una política desde las instituciones, tanto del gobierno como de las prestadoras de servicios para producir las situaciones como para que todos aquellos médicos nuevos especializados que vienen, tengan un área no sólo en la Capital sino en el interior de la provincia”.
En relación con la apertura de nuevas facultades de Medicina, el doctor Jarma consideró que “suena más a demagógico que a un planteo serio y estratégico porque lo que dijo Favaloro en los 80 y lo repitió en los 90, y hoy tiene más vigencia que nunca: no hacen falta más facultades de Medicina; sí hace falta mayor esfuerzo en la capacitación de posgrado y poder brindarle mayor trabajo médico a nuestros médicos”
“Santiago, a pesar de todo lo que se viene haciendo en materia de posgrado, todavía no es suficiente, hay que incrementarlo, y las tareas de grado universitario demandan una infraestructura hospitalaria que nuestra provincia hoy no dispone. Nosotros pensamos como piensa la Asociación Médica Argentina y todas las organizaciones y consejos federales, que no es necesario en este momento porque la oferta médica es importante. Están egresando entre las universidades públicas y privadas anualmente en la Argentina alrededor de seis mil médicos. Y solamente tienen posibilidades para capacitarse en un sistema como el de residencia entre el seis y el diez por ciento. Entonces, ¿cuál es el sentido de producir masivamente médicos si después no va a haber posibilidades de ofrecerles capacitación y mucho menos trabajo?”, se preguntó.
El doctor Coria, en tanto, se mostró complacido por la apertura de nuevas facultades en las que se pueda estudiar Medicina, ya que “todo lo que eleve el nivel de cultura y de calidad de vida de la gente bienvenido, que se abra todo el que sea posible. Pero a la vez que se abren centros de formación de médicos, el Estado también tiene que velar que cuando esa gente salga tenga los caminos necesarios para que no sea mano de obra desocupada”.
“El Estado se tienen que sentar a hablar de una vez por todas sobre qué política de salud va a haber. Si usted me dice para la situación socioeconómica del país, lo que mejor anda en un sistema solidario, universal, integral para el habitante argentino, es un sistema mixto, a donde tienen que compartir responsabilidades y obligaciones la parte privada como pública. No estamos en condiciones de que sea privado solamente como en algunos países del Primer Mundo, ni tampoco estamos para que todo sea público. Nos va a llevar un tiempo decidirnos entre lo público y lo privado, mientras tanto hay que hacer una política, por lo menos a diez años, de decir la inserción de la parte pública es ésta, la de la privada es esta otra”, concluyó.
---.---