lunes, 31 de marzo de 2008

Por que está el productor en la ruta

Una opinión del Ing. Alfonso Montes de Oca. Un técnico local con años de experiencia en el campo santiagueño.
POR QUE ESTÁ EL PRODUCTOR EN LA RUTA

En el corto lapso (en términos agropecuarios) de algo mas de 3 años, sucedieron muchas cosas en el sector productivo agropecuario del país, caracterizado por un enorme abanico de situaciones particulares y regionales, y que se desarrolla dentro de un marco de absoluta falencia de planes y políticas de corto, mediano o largo plazo que tornen medianamente previsible una actividad tan ligada al riesgo.

Pasan las retenciones de los granos del 18 al 23,5 y de allí al 27,5%.

La demanda externa de carnes comienza a presionar y a impulsar al sector ganadero en vistas de una mejora en su rentabilidad. Antes de que la ganadería reaccione productivamente aumentando su oferta (que lleva tiempo), se prohíben las exportaciones, se interviene el Mercado de Liniers y la ganadería para el pequeño y mediano productor que trabaja en escalas chicas, se convierte en no rentable, con lo que en los establecimientos se disminuye la actividad ganadera para aumentar o reemplazarla por la agricultura (sin contar lo que significa en pérdida de los mercados).

Pasan las retenciones de los granos del 27,5 al 35%.

La demanda externa de leche comienza a presionar y a impulsar al sector lechero en vistas de una mejora en su rentabilidad. Se ponen precios máximos y se limitan las exportaciones. La lechería pierde competitividad, baja su actividad para ser reemplazada parcial o totalmente por la agricultura.

Con la ganadería y la lechería reducidas a su mínima expresión el productor se aferra a lo único que, aún con 35% de retenciones y gracias a los precios internacionales, representa la posibilidad de obtener una rentabilidad razonable como lo eran los granos.

Habiendo hecho la inversión para sembrar, comprando sus insumos a un dólar a 3,17 y previendo realizar sus ventas con un dólar a 2,06 (3,17 menos 35% de retenciones) y a días de comenzar la cosecha, se suben las retenciones al 44,5% móvil convirtiendo en no rentables a las explotaciones pequeñas, a muchas medianas y a la mayoría de las de zonas marginales, sin mencionar la destrucción de los mercados a término.

A los productores de gran escala que generalmente se concentran en la pampa húmeda (menor riesgo climático, menos costos de fletes, mayores rendimientos…) la medida solo baja en algo su rentabilidad; a los productores de menor escala y los de zonas marginales los saca de mercado.

Como dicen todos, la suba de las retenciones en soja al 44,5 % móvil fue solo la gota que rebalsó el vaso. La gran mayoría de los productores rurales del país se hartaron del manoseo y el abuso que ahorcan sus economías familiares y limitan o coartan sus posibilidades de progreso. Salen a las rutas a protestar.

El gobierno ofrece compensaciones y subsidios para los pequeños productores. Cuál es la verdadera intención de esto? Realmente quieren solucionar el problema obligando al productor a realizar interminables trámites burocráticos para tratar de conseguir una parte de lo suyo como si fuera un favor oficial, resignando su dignidad de vivir y prosperar de lo producido?

En Santiago del Estero conocemos de sobra este modelo, clientelismo con autoritarismo, y lo que comienzo a ver a nivel nacional es exactamente eso, la enorme mayoría debiéndole favores al gobierno (cliente-votos) y el que no esté de acuerdo conocerá el peso de la autoridad (hoy Moyano-D’elia, mañana quién lo sabe)

Por favor, dejen producir al campo, el contexto internacional es inmejorable, sin ahogar a la vaca se la puede ordeñar. Busquen por el lado de la disminución del crecimiento del gasto público (40 y pico % anual), y de políticas para el campo consensuadas para el mediano y largo plazo.

Alfonso Montes de Oca
Ing. Zootecnista
Nota recibida vía correo-e.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Antes de colocar un comentario ten en cuenta que no se permitirán comentarios que:

- posean links promocionando páginas y/o sitios.
- puedan resultar ofensivos o injuriosos
- incluyan insultos, alusiones sexuales innecesarias y
palabras soeces o vulgares
- apoyen la pedofilia, el terrorismo o la xenofobia.

Ni este Blog ni su autor tienen responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

Este Blog y su autor se reservan el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores y/o contrarios a las leyes de la República Argentina.